23 may. 2017

El Peligro de visitar Colombia

Toda la gente que no ha venido a Colombia nos dice que tengamos mucho cuidado porque es peligroso. Todos los viajeros que hemos conocido en la ruta nos dicen que nos vamos a enamorar.

 
Janis Joplin, la Falcon Rockera de Susan en el Peñol de Guatapé

Nuestra primera impresión cuando entramos fue de inseguridad, no porque nosotros viéramos algo inseguro, sino porque los mismos locales nos advertían de "no dar papaya". Nos advirtieron de un tramo peligroso entre Pasto y Popayán llamado El Bordo, donde no debíamos circular pasado las 4 pm. Nos dijeron que los camiones y vehículos en general van en caravana para cruzar ese tramo después de las cuatro de la tarde. 

En la misma frontera, Ipiales, el encargado del hostal donde nos quedamos nos dijo que no saliéramos después de las 10 de la noche, ni a pie ni en moto pues nos podían asaltar o quitar la moto. 

Finalmente, las motocicletas acá tienen muchas restricciones; los cascos deben tener la patente, hay que usar chaleco o chequeta con reflectantes, en algunas ciudades hay toque de queda para las motos, es decir no se puede circular después de las 11 o 12 de la noche. No se puede llevar acompañante hombre y en algunos lugares no se puede ingresar al centro ni con acompañante mujer. Las estaciones de servicio tampoco cargan combustible en la noche a las motos para evitar los robos. También hay una fuerte presencia militar, sobre todo apostados y atrincherados en los puentes.  

Aún así, nosotros no hemos visto nada raro ni peligroso. Sabemos que todos los países tienen lugares y barrios complicados. No creo que circular por Colombia sea más peligroso que meterse a una favela de Brasil o entrar a una población en Chile. Como en todos los países y ciudades, simplemente hay que evitar algunos sectores. Susan y yo sabemos por experiencia que en lugares tranquilos como Puerto Natales (Patagonia chilena) te pueden robar si te descuidas. 

 
Junto a Susan en el Santuario de Las Lajas, en Ipiales 

 
 
Juan, quien pronto comienza su propia aventura por Sudamérica

Sin embargo el verdadero peligro de Colombia, es querer quedarse. Pues como nos habían advertido, es fácil enamorarse. Colombia es mucho más montañoso de lo que había imaginado, las rutas son sinuosas y entre montañas bajas con vegetación muy exuberante. Aunque en la mayoría de los casos es sólo una vía, en general está en buen estado y bien señalizada, no tanto como Ecuador o Chile, pero está bastante bien. El clima es bien cálido, incluso en los lugares catalogados como "fríos". 

Y la gente, lejos el colombiano es la persona más alegre y amable de los 7 países que hemos recorrido hasta ahora. Las mujeres son bellas y encantadoras, le dijeron a Susan que tuviera cuidado en Medellín pues están las mujeres más lindas de Colombia. Yo creo que son más guapas en Cali.

La ayuda al motociclista también es muy importante, y no viene solo de las motoposadas oficiales o clubes. La gente siempre se acerca a conversar con nosotros, hemos hecho mucho amigos y se contactan con nosotros por Facebook para invitarnos a sus casas. Hemos recibido mucho apoyo. 

Desde que entramos hace más de un mes, hemos pasado por Ipiales y el conocido Santuario de Las Lajas, Pasto, Popayán, Cali, Pereira, Filandia, Salento y el Valle del Cocora, Bogotá, Medellín en donde asistimos a la Feria de las 2 Ruedas y logramos buenos contactos con Honda Colombia y Liqui Moly. 





 
El puente del "Humilladero" en Popayan

 "Recomiendo" Popayan, definitivamente engordaré en Colombia!!

 
En Popayan hospedamos con Yecid y Jenn, en ese momento preparaban todo para su viaje por el mundo, recien casados renunciaron a sus trabajos para seguir sus sueños en moto, una luna de miel por el mundo, los pueden seguir en Facebook: De Visita por el Mundo. Muchas gracias por todo amigos


  
Cali nocturno

  Paula y Andrés en Cali, junto a Alejandro y Guadalupe de Por el Mundo en Moto 

 
Curioso lugar para cargar combustible, exclusivo para motos en Cali

Una parada inesperada a comer en Buga, cortesía de Oscar y Carolina, los Halcones Viajeros

  
 
 En Colombia hay muchos pueblos con esta arquitectura, entre ellos este llamado Filandia. 
 
 
 Otro de aquellos pueblos clásicos es Salento, puerta de entrada para el Valle del Cocora

Callecitas y balcones coloridos, llenos de vida
 
 
Con este cuidador de motos, seguro no nos pasa nada!!

Nos despedimos de Dario y Caro, muchas gracias amigos por todo!

  
Curso de Fotografia Básica en y Charla de Medio Ambiente en la Universidad

 
Entrando al Valle del Cocora



No podían faltar las caminatas y el senderismo en este hermoso lugar


 
El mayor atractivo son estas gigantescas palmas, llamadas Palmas de Cera, dicen que pueden alcanzar hasta los 60 metros

 
Sin dudas hay muchos más atractivos

Anochecer en Bogotá

Muchas gracias Carlos por toda la buena honda!

  
Y por supuesto que agradecemos a Jorge por su hospitalidad en Bogotá, quien también pronto iniciará su viaje!
 
Honda Colombia nos hizo la mantención en Medellín y cambió algunos repuestos que necesitábamos. Liqui Moly nos entregó aceites y lubricantes para continuar nuestra travesía. Muchas gracias por colaborarnos. 

Después de Medellín nos fuimos a Montería, lugar desde donde escribo estas líneas. Es posiblemente el lugar más cálido en el que he estado, incluso más que Paraguay. Y nos han dicho que en la Guajira hace más calor aun.  
 
 
En Ruta hacia Medellín 

 
La ruta hacia Medellín es hermosa, y llegar a esa ciudad también, no pareciera que nos movemos hacia una ciudad, la vegetación es exuberante, más bien parece que entramos en la selva... 

Y por supuesto aquí es donde Pablo Escobar tenía su estancia, conocida ahora como Hacienda Napoles. Aquella avioneta, dicen los entendidos que Pablo Escobar realmente la usó
 
 

Aunque Medellín es una ciudad grande, es una de las más ordenadas y limpias de Sudamérica, nos gustó mucho. En la foto se ve la parte interior de los vagones del Metro que se unen con los buses... una maravilla.

Modernos y económicos estacionamientos para las motos

En la Feria de las 2 Ruedas logramos ingresar las motos y conseguir apoyo de marcas importantes, como Honda y Liqui Moly

Koji Maehara Vicepresidente Honda Sudamérica y Amazonía 

Santiago Avalo Honda Cali
Hans-Ferdinand de Liqui Moly

Ever y el equipo de mecánicos de Honda en la 65, Medellín

El Santuario de Las Lajas en Ipiales es una maravilla arquitectónica, imperdible para los viajeros. De todos los lugares nombrados anteriormente el que más nos ha gustado es Salento y el Valle del Cocora, con sus gigantescas palmas, que están en peligro de extinción, hace que los paisajes sean maravillosos. Salento en sí es un pueblo pintoresco muy atractivo, todo hecho para el turista. Se mantiene limpio y ordenado para brindar los mejores servicios al visitante.  

Bogotá tiene un transito muy loco, pero no más que Lima. También nos hemos impresionado con la cantidad de motocicletas que circulan por las calles, entendemos porque hay tantas restricciones, si comparamos con Chile, nosotros casi no tenemos motocicletas en las calles. A veces es estresante hasta para nosotros mismos tener tantas motos al lado como un enjambre que se quiere meter por todos lados y cada rinconcito que ven para pasar. En varias ocasiones nos han topado las maletas e incluso los espejos, hasta me pisaron un pie estando estacionado. 

Fuimos a la calle de las motos en Bogotá, la 17 con Caracas, algo así como Lira en Chile pero muuuucho más grande. Hay decenas de tiendas de motos, con repuestos y accesorios muy económicos y gran variedad para elegir. Nos sentíamos como en una gran juguetería. Y el cambio de moneda obviamente nos favorece así que encontrábamos todo muy barato. Menos mal vamos sin dinero sino nos habríamos comprado de todo!

Pero sólo compré un switch para mis neblineros (exploradoras) pues el que traje desde Chile estaba fallando. Y compré una toma USB, que también falló. Acá hay una variedad increíble, de todos los estilos y precios. El switch, muy estiloso e impermeable me costó 20.000 pesos (4 lucas chilenas) y el toma corriente USB, también estiloso e imprermeable otros $20.000. 

Cotizamos muchas cosas, repuestos originales, llantas y accesorios. En general todo cuesta un 40% más barato que en Chile, y lo que más abruma, es la cantidad de variedad para cada uno de los items que buscamos. Y lo tienen en stock, pregunté por algunas cosas para la Falcon (pregunté por XR pues la NX casi no existe acá) y todo lo que pregunté lo tenian, original y "genérico". Siendo el genérico incluso un 70% más barato que el original. Una locura.

En Medellín aprovechamos de recorrer los alrededores, fuimos al Parque Arví que está en el centro de la ciudad con sus teleféricos cruzando sobre bosque tan espeso que parece selva, realmente hermoso. Con el Club CB190R Medellín hicimos una ruta a el Peñol de Guatapé. Es un monolito de roca gigantesco, algunos dicen que fue un meteorito y que solo se ve una parte, el resto está bajo tierra. Se puede acceder hasta la cumbre subiendo más de 700 escalones. Las vistas y la ruta para llegar hacen que valga la pena ir.


 
 Recorriendo el Parque Arví en Medellín, nos montamos en teleférico para tener una mejor vista de la ciudad junto a nuestros amigos Ingrid López y Wilmar Jimenez. Ellos son sordos y andan en moto, qué gran desafío!! Son bellísimas personas. Nos acompañaron varios días en Medellín

  
Tambien estuvimos con Fabiola, amiga de la infancia de Susan que casualmente estaba en Colombia, actualmente vive en Buzios, Brasil y pronto nos iremos a vivir con ella, jajaja

 Él es Diego Beltran quien gentilmente nos regaló un par de neumáticos (llantas), muchas gracias amigo!
 
Hasta ahora hemos pagado alojamiento sólo en Ipiales y Salento. En el pueblo fronterizo fuimos a un hotel de muy buena categoría con parqueadero (estacionamiento), nos costó $30.000 pesos colombianos, algo asó como 6 lucas chilenas. Cuenta con estacionamiento cerrado, wifi, agua caliente, tv cable y era bastante lujoso. Nos quedamos ahí porque fue el primero que vimos con estacionamiento cerrado, eran las 21.30 y nos habían dicho que no circuláramos de noche en la frontera, pero tardamos 3 horas haciendo los papeles para entrar a Colombia, y es debido a que te piden todo fotocopiado. Pasaporte con el sello de entrada (por lo que no puedes llevarlo de antemano), el SOAT (se puede comprar en la frontera), la licencia de conducir, el padrón de la moto y nos sacaron la impronta del número del chasis, directo de la moto. 

Salento es un poco más caro, ahí acampamos por $30.000 colombianos (6 mil chilenos) los dos. El lugar era increíble, con parqueadero cerrado, agua caliente, wifi, buenos espacios comunes y la cocina más limpia, ordenada y equipada que hemos visto. El lugar se llama Estrella de Agua y está cerquita de la plaza principal, también cuenta con habitaciones privadas y compartidas. Sin dudas la Expedición en Moto recomienda la Posada Estrella de Agua.

En el resto de las ciudades nos hemos quedado en motoposadas o en casas de amigos que seguían nuestro viaje y nos han invitado a sus hogares. Como es en caso de Yecid y Jenn en Popayán. 

 
 Club CB190R Medellín, Ingrid y Wilmar también. Qué grandes momentos pasamos con ellos

 Nos fuimos de ruta hacia Guatapé


 
  El Peñol de Guatapé


   Plaza de Guatapé


 
El pueblo de Guatapé tiene su encanto incluso de noche 
 
 

 
El Puente de Occidente en Santa Fé de Antioquia, lugar donde damos por finalizada la visita y seguimos hacia el norte, el caribe colombiano nos espera



  
En Uruguay toman cerveza con cualquier bebida (gaseosa), aquí te la venden lista en una lata. Refajo, cerveza con bebida cola!!

Agradecemos a todos los que nos han tendido una mano en Colombia. Todos han sido cordiales y nos han colaborado muchisimo

Gracias a Juan de Ipiales quien está a punto de iniciar su viaje en una Royal Enfield. Angie en Pasto. Doña Socorro, Yecid y Jenny en Popayán. Paula y Andrés en Cali. Darío, Caro y al Club CR5 en Pereira. Jorge en Bogotá, quien también está planeando su ruta por sudamérica en una Royal Enfield y a todos los amigos y clubes que nos aportaron; Titan Bikers, Pulgarcito y el Club Caminos por Colombia.

Gracias amigos por ir a despedirnos, y asegurarse que nos ibamos de Medellín!!

A Julian, David y todo el Club CB190R Medellín, gracias por la buena honda, los buenos momentos que nos regalaron y todo el apoyo que nos dieron. Muchas gracias a Juan Fernando que nos recibió en Medellín, a Harbe por gestionar nuestra entrada a la Feria de las 2 Ruedas.
A Wilmar Jimenez R e Ingrid López V por la compañía y todo lo que compartieron con nosotros, les envíamos un abrazo grande. 
A Nando y Norma por alojarnos en Montería, donde comenzó una nueva aventura que ya les contaré en el próximo relato... 

Agradecemos también a nuestros nuevos colaboradores en Colombia; Honda Colombia y Liqui Moly. 
También en Chile a Mx Metzeler Chile, Honda Adventure, Año 1, Bujías Brisk Chile, Trail on Fire, Loretta Motos Chile, Indo Trail, MotoCenter, ProCircuit, Relieve, Moto-K.

Y por supuesto a nuestros principales auspiciadores, nuestras familias. Gracias por apoyarnos tanto en esta épica travesía.