3 nov. 2015

Es la hora de los agradecimientos

Ya han pasado un par de semanas y estamos más relajados. Aunque también el tiempo apremia. Van quedando sólo dos meses para el gran viaje y aún hay mucho por hacer. Susan está vendiendo su GZ 250 y yo mi Falcon (la Rutera), que son nuestro pasaporte a la aventura, si no las vendemos, no podremos comenzar el viaje.

Creemos que es el momento adecuado para realizar ésta loca aventura. Loca? Porque no tenemos recursos ilimitados, más bien son bien escasos, ni auspiciadores (salvo Trail on Fire) ni benefactores apoyando nuestro viaje. Tampoco fue planificado con mucha anticipación por lo que no hay muchos ahorros, esto nació recién en septiembre de éste año.

Pero sabemos que debe ser ahora. Por lo mismo debemos atar todos los cabos, vender las motos y todo lo que podamos, estoy en proceso de arrendar mi departamento y vender lo que pienso no voy a necesitar.

Las emociones, las anécdotas y recuerdos se agolpan en nuestras mentes y corazones, deseando volver al camino pronto. Sin embargo antes de volver a la ruta, es justo y necesario agradecer a todos aquellos que han formado parte de éste sueño.

Es por eso que agradecemos a nuestras familias, que nos han apoyado y nos motivan a continuar. Todos aquellos amigos cercanos que se han hecho presentes de alguna manera, especialmente al Nacho, que está en Europa siguiendo su propio sueño y siempre estamos en contacto retroalimentando nuestras aventuras. Salud hermano, el viaje continua y las rutas se juntarán, ya lo verás!

También me gustaría agradecer a Silvana que se ha quemado las pestañas leyendo nuestro blog y siguiendo nuestra aventura. Espero tus consejos para mejorar los relatos!!

Agradezco a Christian en Buenos Aires, aunque no nos pudimos reunir nos brindó mucha ayuda e información para armar la primera Etapa del viaje.

Guillermo, de Uruguayos en 2 ruedas, el primero en llegar a nuestro rescate con un tensor de cadena para poder reparar a la Tatuada. Compañero falconero, nos volveremos a ver y retribuiremos el favor, de verdad muchas gracias!
Julio Canario y su bella familia, Carlos y Ana su esposa, del MG Bigote. Nos ayudaron desinteresadamente para que pudiéramos continuar, grandes consejos que vinieron de ustes, que también son grandes personas. Eternamente agradecidos con ustedes por toda la ayuda y el apoyo.

Ya en Montevideo nos recibió L.A.M.A. donde pasamos grandes momentos. Sheila, Gabriel y Liz se encargaron de sobrealimentarnos y darnos buenas vibras en todo momento. Muchas gracias por todo chicos!!. Mientras Bibi nos hacía el contacto con su mecánico Fernando, quien nos guio y dio asistencia sin cobrarnos nada a cambio de todas las reparaciones que hizo. Lo pasamos increíble junto a ellos.

De vuelta en Argentina, en Santo Tomé nos esperaba Pablo, gracias también por toda la ayuda y los consejos, muchas gracias por la inspiración, ya estoy terminando de leer el libro!!  Dale nuestros saludos y cariños a tu familia.
Sé que nos encontraremos en la ruta.

Gracias Solidarios Ruta 20 que nos asistieron ese día en medio de la nada. Raquel, Guillermo y todos aquellos que fueron partícipes. Les debemos los vinos!!
Mario y Mónica de L.A.M.A. Mendoza, gracias por esperarnos y recibirnos esa noche (madrugada), gracias por los consejos. Nos veremos pronto!

Ítalo que nos puso en contacto inicialmente con la gente de L.A.M.A. Sin tu ayuda, otra habría sido la historia. Y vaya que ahora tenemos historias para contar!

No se nos puede olvidar agradecer a Trail on Fire, nuestro único auspiciador, aunque hemos golpeado algunas puertas, son los únicos que han creído en este sueño y en esta aventura. Gracias por ayudarnos con su instrucción off road y consejos para completar ésta primera etapa.

Finalmente a cada uno de ustedes, por su apoyo, sus buenas vibras, sus buenos deseos y consejos. Aunque ésta aventura la hemos recorrido nosotros, cada uno de ustedes aportó para que pudiéramos avanzar cada día un km más lejos. Sin duda también viajaron y soñaron con nosotros.

Gracias a Dios, a la Madre Tierra, a nuestro compañero permanente el Viento Rutero, gracias a todas y a todos por permitirnos llegar sanos y salvos a nuestros hogares, esa es la verdadera cumbre.  

La próxima vez viajaremos con un carro de arrastre donde llevaremos un barril con vino para rapartir! A todos les debemos vino!!

Gracias Susan por tu constante apoyo, por tu preocupación, por soñar juntos despiertos en esta aventura, nuestra primera aventura. Se viene una ruta mucho más grande, vamos a buscarla!


Susan agregó lo siguiente:
No puedo no ser parte de estos agradecimientos, quiero agradecer infinitamente a cada uno de quienes mencionamos. Pero en esta lista falta alguien fundamental, gracias Ariel por hacerme soñar, por estar siempre apoyándome y por sobre todo demostrarme que soy capaz de hacer más de lo que yo misma pensaba, creo que nada sería lo mismo si no estuvieras tú presente siempre diciéndome "tú puedes".


Gracias a todos!