15 sept. 2016

Uyuni, el Salar más grande del mundo

Bienvenidos a Uyuni!

Después de San Pedro de Atacama volvimos a Calama, estaríamos sólo una o dos noches con Deby y los Monjes Rebeldes, pero nos invitaron a la ruta anual que realizan los Killers Road de Antofagasta, y este año los Monjes eran co-anfitriones. La Ruta se llama "Pasando Agosto por la Pampa, sólo para valientes" esto último porque hay que acampar y en la noche hace mucho frío. 

Foto grupal con los Monjes Rebeldes en la casa de Deby

Así que el fin de semana fuimos a rutear con ellos, llegan motociclistas independientes y de clubes o grupos de todas las edades y de todos los estilos de motos desde Calama, Copiapó e incluso Santiago, por el norte llegó gente de Iquique y Arica. Es un evento masivo que dura todo el fin de semana con una larga y entretenida ruta hacia Santa Elena, la única Salitrera de Chile que sigue en funcionamiento. En el evento nos dieron un reconocimiento por participar y por venir desde tan lejos manejando.

Ruteando con los Monjes

Todas las cilindradas y modelos

Muchas gracias nuevamente a Deby y a todos los Monjes Rebeldes, lo pasamos muy bien! Pero debemos seguir nuestra ruta, el viaje continua.

Decidimos ir a Uyuni por el paso Ollague, es mucho más directo y no tan alto como el paso Jama, el cual había estado abierto intermitentemente por malas condiciones meteorológicas. 

Es muy entretenido hacer este paso, las curvas, las pendientes y los paisajes son maravillosos. Después del asfalto son varios kilómetros de tierra y ripio en regular estado lo que hace que la ruta sea bien desafiante.

La ruta hacia el paso Ollague

Algunos salares antes de llegar al paso

El volcán Ollague está activo!

Nos habían dicho que en Ollague hay combustible, y es cierto, pero no hay estación de servicio, son un par de personas que venden de manera informal y en esta ocasión nos cobraban $1.600 por litro. En Calama estaba a $680, para que tengan de referencia. Logramos regatear un poco y nos dejó a 1.400 el litro. Caro pero no teníamos otra opción así que cargamos sólo algunos litros para alcanzar a llegar a San Cristobal en Bolivia. 

Sabíamos que en Bolivia existe un precio diferenciado para bolivianos y otro para extranjeros lo que a veces hace engorroso cargar combustible pues no todos le cargan a los extranjeros. En San Cristobal y en Uyuni no tuvimos ningún problema.  

Llegamos a eso de las 20:00 horas a Uyuni, dimos vuelta un rato buscando alojamiento y logramos encontrar una hostal a Bs 35 por persona con lugar para guarda la moto, sin desayuno pero con WiFi y agua caliente. Hostal Sajama, muy cerca del centro y del reloj que está al frente del monumento al Dakar que está en el centro. 

Atardecer llegando a Uyuni

Uyuni es el salar más grande del mundo, y sí que lo es pues se extiende hasta donde alcanza la vista, como un gran océano que hace mucho tiempo se secó y quedó como una hermosa y gigantesca pista blanca. Este salar representa una ruta casi obligatoria para los amantes del motociclismo que viajamos por Latino América, más ahora que el Dakar ha pasado varías veces por el lugar. 

Esto ha traído un impacto positivo ya que todo está mucho más ordenado y ha crecido mucho desde la última vez que visité Uyuni, incluso el tránsito no es tan agresivo como en el resto de Bolivia. Aun así Bolivia no ha perdido su magia ni su escencia. Sigue manteniéndose al margen del crecimiento global, aunque se ha modernizado, sigue siendo salvaje y viajar a Bolivia es viajar en el tiempo.  

Susan también había venido, pero ninguno de los dos vino en moto. Realizar esta aventura en moto juntos nos ha hecho repetirnos algunos lugares, pero sin dudas ha valido la pena, es increíble y maravilloso, una sensación que calma y alegra nuestros corazones. Es lo que tienen los viajes en moto, abres la mente y el corazón a nuevas experiencias y nuevos lugares de una forma tremendamente adictiva. Conoces otras culturas,  a otras personas y otras formas de hacer las cosas.  


Entrando al salar más grande del mundo

Salimos desde Uyuni hacia Colchani, un pequeño pueblo que está como a 3 kms o menos antes del salar. Fuimos a buscar inmediatamente el monumento al Dakar que está al lado de un hotel de sal para jugar con la perspectiva que te permite semejante planicie. 

Monumento al Dakar en el salar de Uyuni

Lástima que el Dakar ya no pase por Chile


Mientras jugábamos con las Falcon Rockeras sacando muchas fotos en perspectiva, se nos acercaron varios viajeros a conversar con nosotros, muchos eran motociclistas extranjeros, de Estados Unidos y Europa que esta vez no estaban viajando con sus nenas.

Susan viajando sobre su casco LS2 Pioneer. Gracias a Año 1.

Y ahora Janis Joplin viaja en la mano de Susan

Noo! Janis me quiere atropellar

Entonces dije... patada voladora!!

Disfrutando de la pasión del equilibrio!

Mega salto de la Expedición en moto en el salar!!

Qué potente y maravilloso se siente poder perseguir y cumplir nuestros sueños en moto, los alcanzas más rápido y es más entretenido. 


Hicimos una visita rápida al cementerio de trenes en Uyuni

Uyuni y San Pedro estaban en nuestra ruta como dos de los imperdibles para llegar a Machu Picchu y ya logramos recorrerlos sin contratiempos. Todo lo que hay ahora hasta nuestro objetivo principal es un bonus. Ya veremos qué nos depara la ruta.  

Después de Uyuni nos fuimos a Oruro. Manejar en Bolivia ha sido un gran desafío, por el tipo de conducción y el tema del combustible. Todos se cruzan en distintas direcciones, conducen en sentido contrario y siempre el vehículo mayor tiene la preferencia y pasará aunque no haya mucho espacio, así que tengan precaución. Los peatones también se cruzan de allá para acá. 


Abandonando el salar de Uyuni para continuar con más aventuras

Unos kilómetros antes de Oruro nos sorprendió una tormenta de arena peor que la que experimentamos en San Pedro. A lo lejos se veían muchos remolinos dando vuelta y el viento fue implacable con nosotros, incluso en un momento levantó la rueda delantera de la moto de Susan, tuvo que cargarse con todo el cuerpo en el estanque. Fue agotador.  

Nuestro paso por Oruro no fue muy agradable ya que el tránsito es horrible. A demás tuvimos muchos problemas para cargar combustible, todos decían que estaban sin sistema para cargar a los extranjeros y que no podían hacernos la factura. Tratamos de regatear para que no nos dieran la factura pero decían que había cámaras así que no podían. 

Finalmente en una de las YPFB a las que fuimos, que son del estado, nos cargaron y regateamos el precio. Para los extranjeros costaba Bs 8.8 el litro, mientras que para los nacionales cuesta Bs 3 el litro. 

Teníamos que hacer un trámite impostergable en Chile, así que no seguimos hacia La Paz, nos fuimos a Iquique por el paso Colchane. Susan tiene una amiga en Iquique que nos estaba esperando junto a su familia.

En nuestra próxima Bitacora les contaremos nuestras aventuras en Iquique y Arica.

Gracias a todos ustedes por seguirnos y viajar con nosotros en esta loca y mágica aventura que ha sido Motografiar América Latina. 

Y agradecemos también a los que se hicieron parte de la Expedición en Moto.

Mx Metzeler Chile, Honda Adventure, Año 1, Bujías Brisk Chile, Trail on Fire, Loretta Motos Chile, Indo Trail, MotoCenter, ProCircuit, Relieve, Moto-K.






El Viaje Continua!!