29 mar. 2017

De Ambato a Santo Domingo

Grandes encuentros, grandes personas. 


Dejamos el camping de Fausto despidiéndonos de Mapache y la Chiqui, viajeros colombianos rodando cada uno en su moto, ella viaja en una scooter, qué cojones!! 
Claudia, la Chiqui Motera es uno de los más grandes ejemplos que nos da la ruta, cuando realmente quieres viajar, en cualquier moto lo puedes hacer, el resto son sólo excusas y miedos.


Con Mapache y la Chiqui

Amigos, gracias por todos los momentos compartidos, lo pasamos muy bien con ustedes, les deseamos lo mejor en su ruta, que se siga extendiendo hasta donde alcanzan los sueños.   

Nos fuimos más o menos temprano de Baños pues la idea era hacer una parada en Ambato para saludar a un gran viajero ecuatoriano, quien venía llegando hace muy poco de su viaje por Sudamérica en una flamante Africa Twin. Quedamos de juntarnos a tomar un café y conversar de rutas y viajes en moto.


Despidiéndonos de Jackson

A Jackson Zamora lo seguí en su reciente viaje, justo mientras nosotros realizamos el nuestro, pero no logramos cruzar nuestros caminos. Ahora que está de regreso en su casa planeando el siguiente viaje, nos recibió y nos invitó a quedarnos con él unos días, por lo que finalmente fueron varios cafés y charlas las que compartimos. 

Jackson es un grande. Su primer viaje en moto lo hizo hace unos años, cuando aun se podía ingresar a Venezuela. Ahora tardó 11 meses en ir de Ecuador a Ushuaia, pasando por todos los estados de Brasil, incluyendo todos los países de América del Sur, sin dejar afuera a Guyana, Surinam y Guayana Francesa. También intentó una vez más ingresar a Venezuela, donde le requisaron la moto y le costó bastantes coimas y dolores de cabeza rescatarla. 

Hace un par de años Jackson logró algo igual de grande, trajo a Ecuador al mítico viajero argentino y Guinness Record Emilio Scotto, a dar una conferencia en Ambato. Desde ese momento, Jackson y Emilio trabaron una gran amistad. 

Para nosotros es todo un honor conocer a Jackson, compartir con él varios días en su casa, intercambiar experiencias y vivencias de rutas, de viajes y de motos. También nos acompañó a recorrer la ciudad y nos contó de sus nuevos y cercanos proyectos de viajes. Él y toda su familia se portaron increíble con nosotros. Gracias amigo por todo el apoyo que nos has brindado, nuestras rutas se cruzaran otra vez, eso ya lo sabemos. 

Aunque Jackson nos invitaba a quedarnos unos días más, decidimos continuar, nos estábamos poniendo peligrosamente cómodos en su casa, y como no, si nos hizo parte de su familia, nos hizo sentir como en casa. Algo que a veces para uno como viajero, se vuelve peligroso pues no dan ganas de irse, pero el Viaje Continúa!!

Jackson nos acompañó hasta la salida de la ciudad (quizás para asegurarse que nos íbamos, jaja) y seguimos hacia Quito bajo un sol hermoso y radiante, el cual no duró mucho, pues al llegar a la capital ecuatoriana comenzó a llover despiadadamente. 

Del año de viaje que llevamos, sin dudas las fuertes lluvias de Ecuador, aunque cortas, han sido las más fuertes a las que hemos estado sometidos. En Patagonia también nos llovió mucho, a veces todo el día, pero nunca con la fuerza que nos ha llovido aquí. 

Diego de la red MAI nos esperaba en Quito. Nos indicó que fuéramos al barrio La Carolina en Av Los Shirys. Como no tenemos chip de Ecuador para llamar, nos acercamos a un bar que estaba justo en la esquina donde Diego nos había citado. El bar/restaurante se llama Rebel y tenía pinta de rockero. Nos estacionamos cerca y Susan fue a pedir la contraseña del WiFi para ver si podíamos coordinarnos con Diego. 



Y de día

Recorriendo Quito

En Ecuador la gente es muy alegre y amable, muchos se acercan a nosotros a conversar, saber de donde venimos y hacia donde vamos. Muchas veces quedan sorprendidos al ver que venimos desde Chile en moto. Lo mismo pasa al saber que llevamos un año de viaje. 

Así mismo se acercó muy efusivamente un tipo joven de buena pinta a saludarnos y preguntarnos por el viaje. Su nombre es Juan Carlos y resultó ser el dueño del bar. Esa noche hacía frío, así que nos invitó a pasar y tomarnos un trago de cortesía. En ese preciso momento llegó Diego.




Cenando pizza con Juan Carlos y Diego en el Rebel

Estacionamos las motos y nos pusimos cómodos en el Rebel, qué maravilloso lugar. Efectivamente es de temática rockera y de motos, de hecho muchos motociclistas van a ese bar. Aquella noche no fue la excepción y vimos a varios Hells Angels. 

Entablamos conversación con Juan Carlos, muy animadamente. Es un hombre joven, muy alegre y simpático de muy buena vibra que nos contó toda la historia del local y cómo había llegado a tener cada una de las cosas que ahí están exhibidas, así como parte de su vida también.  

No sólo nos invitó unos tragos, luego vinieron más y terminó invitándonos a cenar. Qué gran tipo. Desde ese entonces mantenemos comunicación con él, hicimos muy buenos lazos. A veces pasa, hay gente con la que enganchas super bien y los lazos perduran, a veces no.  

Con Diego fuimos a conocer Quito, el casco histórico y el Panecillo, un tremendo mirador desde donde se ve gran parte de la ciudad. Conocimos a algunos de sus amigos, entre ellos a Leonardo. Qué tipo, a penas nos conocía y ya nos había invitado a lavar nuestras motos. 




Cuidado, Godzila está en Quito!

Así fue entonces que nos llevaron donde Rafael, el dueño de AFARS Moto Lavado. Un lugar maravilloso donde puedes regalonear a tu nena, lavar la motocicleta, hacer cambio de aceite y otros detalles y lujos para nuestras motos, pues también tiene venta de accesorios. 






Como nueva, gracias Leonardo!!

Es un lavado a otro nivel, de verdad la moto queda como nueva. Sale todo el barro y la grasa, limpian completa la cadena y la catalina, luego te dejan la cadena lubricadita y hasta la tensan si está suelta. Como el lavado es bien en detalle, la espera es larga, sin embargo Rafael tiene de todo para el entretenimiento y matar la espera, no sólo WiFi, sino también Playstation, juegos de tablero, de mesa y hasta dardos. Por ahí alguien mencionó que sólo faltaron las mujerzuelas, él dice que lo intentó pero su mujer se opuso. Jajaja. 

Al día siguiente llegó Gisela. El encuentro con grandes viajeros y personas no terminan aún. A Gisela la conocimos hace varios meses en Perú cuando pasamos por Ica, donde vive ella. Hicimos una ruta juntos en aquella ocasión desde Ica hasta Lima. 

Ahora nos encontramos otra vez, pues ella salió sola de viaje, una ruta de 3 meses por el norte de Perú, pasando Ecuador y Colombia. Ahora va de regreso a su patria, pero sólo para saldar sus deudas, reunir dinero y volver a la ruta en su moto de 200 cc. Una vez más una representante femenina nos enseña que en cualquier moto se puede salir a recorrer varios países.

En este momento Gisela tuvo muchos problemas al pasar por Piura debido a las fuertes lluvias que están azotando al norte de Perú. Tardó más de una semana en poder cruzar hasta Chimbote, afortunadamente va bien. 

Gisela, Diego, Leo, Susan y yo nos fuimos a Santo Domingo a pasar el fin de semana. Terminamos saliendo el viernes tarde por lo que llegamos en la noche a nuestro destino. Es un camino sinuoso en muy buen estado. Las curvas lo hacen muy divertido, pero la lluvia y la espesa neblina no nos dejaban avanzar tan rápido como queríamos. 

Rápidamente dejamos el frío de Quito para comenzar entrar al aire cálido y la vegetación exuberante de Santo Domingo. Ahí nos recibió José, armamos carpa en el patio techado de su casa donde pasamos la noche.  

El sábado fuimos un grupo más o menos grande a rutear en los alrededores. La agradable temperatura nos permitía ir más ligeros de ropa, pero siempre con nuestras protecciones. Fuimos a visitar una comunidad indígena haciendo una pequeña caminata entre la selva donde pudimos apreciar parte de sus costumbres y tradiciones.






Parte de la selva en Santo Domingo

Luego de eso nos fuimos a un balneario en un río cercano. Qué bien lo pasamos ahí. Habían algunos juegos como toboganes, plataformas para saltar desde muy alto y unas tirolesas para caer a las aguas profundas y tibias del río. Sin dudas un gran fin de semana. 



Con Diego de Quito y Alvaro de Ibarra

Listo para saltar al vacío

Despidiéndonos de José ne Santo Domingo

El plan original era volver a Quito, nos había faltado recorrer un poco e ir a la Mitad del Mundo, el hito que marca el final de nuestra Etapa IV: Cruzando Hemisferios. Sin embargo preferimos seguir por la costa, ir a buscar el calor y dejar el frío atrás. De todas formas volveremos a Quito para visitar el monumento y dar por finalizada esta etapa, pero aun no. 



Así que en lugar de volver a la capital, nos fuimos hacia la llamada Ruta del Sol, o Ruta del Spondylus. Sin embargo ese relato se los vamos a compartir en la próxima entrada de nuestro blog. 

Agradecemos nuevamente a todos los que nos han tendido una mano, Ecuador es un país maravilloso, con paisajes alucinantes y personas maravillosas que siempre nos saludan con una gran sonrisa y nos cargan de sus buenas vibras y bendiciones. 

Agradecemos a todos ustedes, que nos leen, nos siguen y comparten nuestras aventuras. Y por supuesto a aquellas empresas en Chile que nos apoyaron antes de salir y han creído en nuestro sueño, muchos de ellos se han convertido en amigos con los cuales mantenemos contacto regularmente. 

Así que muchas gracias a todos, y sigan viajando con nosotros. 

Mx Metzeler Chile, Honda Adventure, Año 1, Bujías Brisk Chile, Trail on Fire, Loretta Motos Chile, Indo Trail, MotoCenter, ProCircuit, Relieve, Moto-K.