20 nov. 2017

Sabores de la Amazonía y el Volcán Quilotoa

Los exóticos sabores de la selva

Entramos a Ecuador por la selva hacia Lago Agrio. Es una frontera pequeña pero no por eso menos moderna que los actuales “complejos integrados” fronterizos. El trámite es rápido y sencillo, los agentes de aduana ni nos revisaron, el problema fue que es tan pequeña, que el jefe de aduana no estaba en su lugar de trabajo, por lo tanto no nos podían registrar la entrada de las motos al país. Tuvimos que esperar cerca de una hora hasta que el agente de aduana apareciera y nos hiciera la documentación necesaria.

En Lago Agrio teníamos un contacto, Samuel, quien es dueño de una cevichería conocida como La Cañita. Nosotros éramos los primeros viajeros que recibía en su hermosa y amplia casa, espero que hayamos estado a la altura y no seamos los primeros y últimos!!

Cevichería La Cañita

Samuel y su familia nos atendieron muy bien, nos prepararon deliciosas comidas y contundentes desayunos, como es la costumbre en la región. Comimos langostino y armadillo. Nunca lo habíamos probado.

Nos fuimos a El Coca junto a Samuel, su esposa y un amigo de ellos para averiguar los costos de embarcar las motos hacia Iquitos en Perú y luego hacia Manaos en Brasil. De camino hacia el embarcadero pasamos por el mercado donde aprovechamos de comer una delicatessen de la selva, gusanos a la parrilla. Acá les dicen "maillones", son blancos, grandes, gordos y viscosos. Compramos un “anticucho” para nosotros, vienen 4.

Viscosos y... sabrosos?

Para Susan y para mi, esos 4 fueron más que suficiente para saciar nuestra curiosidad, no así el hambre, y claramente no volveríamos a probarlos. Aunque todos los demás se compraron un pincho para cada uno. Se ve que nuestros paladares no están acostumbrados a estos exóticos sabores y texturas.




Mientras tanto nos contó como la incertidumbre de los candidatos presidenciales ha causado estragos en este lugar. Aquella incertidumbre provocó que cerraran las petroleras de la selva, una en particular contaba con 3 mil empleados, hoy solo con 300. La gente y los empresarios dudan mucho del futuro de Ecuador, pues dicen que el gasto social es muy alto y no se puede mantener en el tiempo, creen que de seguir el mismo gobierno, podrían terminar como Venezuela. Pero también temían que si ganaba la oposición, podrían terminar como está Argentina en este momento. Macri eliminando todas las subvenciones. Evidentemente es una decisión difícil.

Estuvimos conversando y negociando en la capitanía de puerto desde donde salen las embarcaciones. Muy apesadumbrado el capitán nos cuenta de la actual realidad en la frontera Ecuador - Perú. Nos dice que recientemente Ecuador decidió ceder un tramo del río a Perú, esto provocó que hoy los navíos peruanos controlen los puertos en la Amazonía, por lo tanto los ecuatorianos pueden llegar solo hasta su frontera, más allá, los peruanos cobran lo que quieren (muy caro) así que Ecuador ya no tiene botes que vayan ni a Leticia ni a Manaos pues es muy costoso utilizar los puertos peruanos, perjudicando no al turismo ya que estas no son rutas turísticas, sino que a la gente local que utilizaba esta vía con sus mercancías. (En otra entrada del blog les contaremos detalladamente los costos para llegar a Manaos)

Una de las embarcaciones típicas para navegar en el Napo y el Amazonas

Debido a eso es que navegar hasta la frontera de Ecuador no es caro, pero adentrarse a los otros dos puertos que están en Perú, te cobran carísimo, sobre todo si llevas una moto.  Ir mohileando no es tan costoso, pero embarcar las motos sí, a demás que ese costo se incrementa según los CC de la moto y el color del cabello. Entre más claro más caro.

Con estos excesivos precios decidimos no embarcar en El Coca y recorreremos lo que nos falta de Ecuador en las motos, seguiremos hacia el sur para ver si cruzamos desde Perú o Bolivia a Brasil. Estamos muy interesados en ir al Volcán Quilotoa y visitar Vilcabamba. Sobre todo, este último pueblo pues nos han dicho que es un lugar maravilloso en donde reside la gente más longeva del mundo.  

Ecuador nos tenía varias sorpresas. Pasamos a Quito para saludar a nuestro amigo Isaac, donde esperamos unos días la respuesta de una empresa a la que Susan contactó. 

Pues resulta que nuestros antiguos intercomunicadores estaban fallando, le escribimos a la empresa en Italia para ver en que lugar de Chile o Sudamérica había soporte técnico. La respuesta de ellos fue que no tenían, pero que si íbamos a Italia los podían revisar. 

Entonces Susan decide escribirle a Cardo Scala Rider, los mejores intercambiadores del mercado. Les contó nuestra historia y los invitó a ver nuestra página web. La respuesta fue inmediata: Nos interesa su proyecto y nos gustaría colaborar con ustedes. 

Fue así que nos envían directamente desde Estados Unidos (Susan primero les escribió en español pero terminamos hablando en inglés con ellos), un par de intercomunicadores para nosotros, dentro de los que son considerados los top de línea, los Cardo Scala Rider SmartPack DUO. Esperamos un par de semanas hasta que nos confirmaron el envío directo a Ecuador. 

Agradecemos enormemente a Cardo Scala Rider por hacerse parte de la Expedición en Moto, por creer en nuestro proyecto y en nuestro sueño. Pronto haremos el reveiw de los SmartPack DUO Scala Rider. 

No nos podíamos ir de Ecuador sin pasar a saludar nuevamente a nuestro amigo Jackson Zamora en Ambato. Quien ya dio la vuelta a Sudamérica en su flamante Africa Twin 750 y ahora está finiquitando su proyecto de dar la vuelta al mundo en moto. 

Dejamos el equipaje en la casa de Jackson y nos fuimos por el día al Quilotoa. Íbamos un poco preocupados porque hace unos días que el clima había empeorado, y posiblemente no podríamos ver la laguna. De todas formas decidimos ir y probar suerte, al comenzar la ascensión en la moto notamos como el día se iba nublando cada vez más, hacía mucho frio y una densa nube nos cubría por completo incluso llovió antes de llegar a la puerta de control, donde te cobran solamente un dólar por persona. Las instalaciones son muy buenas, y las siguen arreglando. 

Cuando llegamos al mirador estaba nublado

Cuando llegamos a la base del mirador no pudimos ver nada. La decepción fue grande, una nube gigante estaba pasando lentamente por la laguna, y no parecía que fuera a despejar pronto. Decidimos quedarnos un rato de todas formas. A los pocos minutos comenzó a despejar, una ráfaga de viento vino en nuestra ayuda llevándose lejos aquella densa y gigantesca nube, aunque no por mucho tiempo, fue el suficiente para poder apreciar los hermosos colores turquesas que el sol refleja en las aguas, una pequeña ventana que nos permitió sacar algunas fotos y grabar un video antes de que se nublara otra vez. 




Llevamos té calentito para disfrutar en el mirador del Quilotoa

Finalmente se despejó un momento y pudimos disfrutar ése espectáculo

Estábamos felices de que la naturaleza nos haya regalado esa pequeña ventana para apreciar la belleza del volcán y la laguna. El frio y la espera habían valido la pena. 

Nos despedimos cordialmente de Jackson y su hermosa familia para continuar nuestra ruta hacia el sur de Ecuador, hicimos una pequeña parada en Cuenca, una de nuestras ciudades favoritas de Ecuador y continuamos hacia Vilcabamba.

Agradecemos a nuestros amigos y colaboradores; Relieve, Honda Colombia, Liqui Moly, Cardo Scala Rider, Mx Metzeler Chile, Honda Adventure, Año 1, Bujías Brisk Chile, Trail on Fire, Loretta Motos Chile, Indo Trail, MotoCenter, ProCircuit, y Moto-K.

Crónica por Ariel Cantillana R.