9 abr. 2016

Trapananda

Estuvimos en Río Tranquilo mucho más tiempo del planeado, pero como decía la entrada anterior, el que se apura pierde su tiempo. Así que nos tomamos con calma estos días de Expedición, y al final hicimos más de lo pensado. 
Acá vive Ricardo, amigo y colega. Sus padres también decidieron cambiar drásticamente su estilo y calidad de vida saliendo del ajetreado y esclavizante Santiago (Santiasco) y cambiándolo por uno de los lugares más bellos de la Carretera Austral, y porque no, de Chile. 

Entrando a Río Tranquilo

Tienen una cafetería y camping a 20 kms de Tranquilo por el Valle Exploradores. Aunque es un camino ripiado y con calamina está en mejor estado que la Carretera Austral, y es sin duda el camino más fascinante que hemos recorrido hasta ahora (esto lo escribo desde Chalten, Argentina), ideal para los que viajamos en dos ruedas, y para los mochileros también, aunque cueste un poco mas llegar. 


Hacia Bahía Exploradores


El paisaje cambia a medida que ingresamos y dejamos atrás el Lago Chelenko (General Carrera) dando lugar a bellos ríos y otros lagos igual de sobrecogedores como el Tranquilo y más adentro el Bayo, y como si eso fuera poco, en las altas cumbres contemplamos gigantescos glaciares que antaño formaron parte del mítico Campos de Hielo Norte. Al final del valle está Bahía Exploradores, entrada al Glaciar del mismo nombre y punto de partida para los que navegan la Laguna San Rafael. 
Además tenemos la posibilidad de ver el increíble monte San Valentín, la cumbre mas alta de nuestra Patagonia.

En las cercanías hay una inmensa cascada muy hermosa que se llama La Nutria y en honor a ella bautizaron la cafetería, así que cuando pasen por acá, no se pueden perder los churrascos o exquisitos wafles que ofrecen, entre otras delicias.


Cascada La Nutria

El camping aunque está en construcción ya puede recibir visitantes, cuenta con agua potable y agua caliente, excelentes baños y luz eléctrica alimentada por paneles solares y asistida por generadores cuando se necesita, tiene un costo de 5 mil pesos por persona. Acá no hay señal de teléfono ni de Internet. Un belicismos lugar para desconectarse del mundo. 
Al fondo el sector de Camping en La Nutria

Susan preparando la cena

Junto a Ricardo aprovechamos de salir a caminar por los espesos bosques cercanos sin senderos ni caminos, aventurándonos a donde alcanzáramos a llegar. También aprovechamos de recorrer el camino hacia Bahía Exploradores en moto, es sin lugar a dudas hermoso, acá nos dio la bienvenida sorpresivamente un letrero que decía así: 


No hemos cambiados la moto!! Esa la tomó el gringo que nos encontramos justo ahí

Vistas del Valle en el trekking

Ricardo conoce a los guías y dueños de la agencia 99% Aventura, quienes estudiaron Turismo Aventura en DuocUC igual que yo, pero de generaciones más recientes, así que ya teníamos un nexo en común, hablamos con ellos para ver si nos hacían un precio por ir en kayaks de travesía a visitar las Catedrales de Mármol (originalmente cuesta entre 35 a 45 mil pesos por persona), y qué mejor, no nos cobraron nada y hasta nos invitaron a tomar desayuno. Qué grandes!  


Buena honda Felipe!!

Aun que son jóvenes, son muy profesionales y preocupados, se ve que hay amor en lo que hacen, se nota ese toque en aquellas personas que aman lo que hacen y pueden trabajar en lo que les apasiona, por difícil que sea comenzar a ejecutarlo y luego mantenerlo, pero lo han logrado, acá en Río Tranquilo. 
Al igual que Ricardo y su familia, un hermoso emprendimiento familiar que por cierto debe ser difícil poner en marcha y luego mantener en el tiempo, apostaron por ese cambio de vida y les ha funcionado, realmente un sueño que se hace realidad.

Han demostrado que se puede, no importa lo difícil o descabellado que sea tu sueño, se puede. Esto nos da más animo aun para continuar con el nuestro. La Expedición en moto por América Latina está recién comenzando, y el viaje continua... 

Así fue entonces que preparamos todas nuestras cosas para ahora sí madrugar y estar a las 8:00 am desayunando para luego ir a la travesía, fue difícil pero lo logramos. Pasamos un buen rato desayunando donde Felipe y Paloma nos contaron de cómo nació la idea de la empresa propia y de cómo la pusieron en marcha, todos muy buena honda. Después del desayuno nos fuimos al embarcadero de Bahía Mansa para abordar los kayaks y comenzar nuestra navegación. Felipe y Paloma tienen un hijo pequeño por lo que ella no nos pudo acompañar en la travesía. 

Nos equipamos para salir, traje seco, faldón, remos y DPF listos y ajustados para la aventura. Felipe nos da las instrucciones y normas de seguridad.
Hoy el lago está calmo y podemos disfrutar sin problemas de estas maravillas naturales. En este mismo lago donde hace unos meses falleció Douglas Tompkins, Felipe nos muestra a lo lejos más o menos donde fue que terminó sus aventuras y el viaje por este mundo. 
Ir en kayak nos permite recorrer las capillas por dentro y disfrutarlas de un forma más contemplativa y cercana además de que nosotros somos el motor de la embarcación. Los colores, las tonalidades, las luces y las sombras, los reflejos del agua en el mármol son impresionantes y sicodélicos.


Recibiendo las instrucciones

Susan y yo vamos en un kayak doble, lo preferimos así para que ella pueda tomar fotos mientras yo sigo remando, no nos quedemos atrás y no nos perdamos esas excelentes fotos que se pueden sacar. 
Después de remar un rato y disfrutar de todos los fascinantes colores paramos un rato en una pequeña playa para matear y comer algo. Ha sido un día hermoso y más que satisfactorio. Terminamos el día tomándonos la foto de rigor y volviendo a la agencia de 99% Aventura




Algunas fotos mágicas de la travesía








Muchas gracias por todo!!



Los días siguientes fueron una sorpresa tras otra. Ricardo tiene una KLR 650, pero estaba en panne, algo eléctrico estaba fallando, por lo que le prestábamos una de las Falcon y nosotros ibamos en la otra. Ver a Ricardo moverse en la moto nos hizo ver de lo que son capaces nuestras máquinas y verlo a él cómo maniobrar en ripio suelto nos anima a practicar más sin carga, esto nos sirvió mucho para l oque se venía en el viaje. Él tiene mucha más experiencia en ripio y off road

Desde que salimos de Santiago Susan me había dicho que debíamos mejorar los anclajes de las maletas agregando un brazo más por debajo y conectarlo al chasis, pero no habíamos tenido oportunidad de hacerlo. Cuando Ricardo vio nuestras maletas coincidió con Susan, yo no lo encontraba tan necesario pues yo tenía ese anclaje desde hace tiempo y Danilo, el dueño de mi primera Falcon, mucho tiempo más y nunca había pasado nada. Pero Ricardo tenía los materiales y las herramientas para hacerlo, así que nos pusimos manos a la obra. 
Yo nunca había soldado antes, pero me animé a hacerlo y quedó muy bien... según yo, Ricardo sólo miraba y Susan se reía de mis "tremendos chicharrones". 


Midiendo e instalando la pieza que nos faltaba



Soldando con mi equipo de seguridad completo... ups!!

Así que ahora soy soldador al arco!!! jajaja.

Ricardo se encargo de cortar, medir y perforar los brazos y yo soldé lo que teníamos que soldar. 

Ya cuando estábamos a punto de irnos de Río Tranquilo, vino un vecino (como es en estos sectores, el vecino de 3 kms más allá) para solicitar ayuda al padre de Ricardo con unas tuberías en la casa. Nosotros también nos ofrecimos a ayudar así que para allá partimos. 

Había que meterle harto ñeque al asunto pero fue muy entretenido. Había que posicionar unas tuberías en medio del cerro por donde encausarán el agua de su terreno hacia una turbina para generar electricidad. Nos ganamos unos ricos porotos, pastel de choclo y hasta comimos melón y sandía!! 


Antes de trabajar... hay que descansar!




Poniéndole weno hacia arriba con los tubos!!

Quizás nos habríamos quedado mucho tiempo más, pero debemos continuar al sur, ya con las motos listas, cadenas lubricadas (lo hacemos con regularidad, cada 300 kms más o menos), portamaletas mejorados y el corazón lleno de buenas experiencias decidimos partir. 

Muchas gracias Ricardo por todos los buenos momentos, por toda la ayuda y buena honda. Muchos cariños a tu familia también!! Un abrazo grande. 



De Río Tranquilo nos fuimos a Cochrane y a la Reserva Tamango, pero esa es otra historia.


Nota: En éste sector leí mucho la palabra Trapananda... le pregunté a Ricardo qué significaba y me dijo que es el nombre antiguo de la Patagonia chilena. Un dato que yo desconocía pese a haber estado acá varias veces y haber leído sobre este lugar. Entre más viajo, me doy cuenta de lo poco que conozco.

Agradecimientos a: Relieve.cl y Jaime Salas, Trail on fire, Motocenter, Rodrigo Contreras, Pablo Zúñiga e Indotrail, Nómade Austral, Cristian Maragaño y Motocamp Chile, Nina y Víctor, toda mi familia en Coyhaique, Ricardo y cafetería La Nutria, 99% Aventura, Fili y El Mosco.