29 dic. 2017

Cerro de Pasco, una de las ciudades más altas del mundo

En el pueblo de Lamas, la comunidad Waycu mantiene sus tradiciones

Tarapoto es uno de los principales centros turísticos de la amazonia peruana, pero no lo pudimos recorrer mucho debido a una situación familiar de Susan, necesitábamos apresurarnos un poco hasta Arica para ver la posibilidad de que ella fuera unos días a Santiago, dependiendo de los costos de los pasajes. 

Jhonatan Jimenez nos estaba esperando en Tarapoto, nos tenía muchas preguntas pues quería llegar a Punta Gallinas, el extremo norte de Sudamérica. Le contamos los detalles de cómo llegar y cómo lo hicimos nosotros, y justamente hoy, Jhonatan subió una foto a Facebook en en el famoso Faro de Punta Gallinas. Felicidades amigo por la travesía, sabemos que no es fácil.  

Al atardecer Jhonatan nos llevó a un lugar bien particular, es un río pequeño que se encuentra a la salida el pueblo, en donde la gente va bañarse en la noche. Jhonatan no tiene agua potable ni corriente en su casa. En el baño hay que usar un tambor con agua, sacada del mismo río para limpiarlo.

Cenando con Jhonatan

Nos habían dicho que no nos podíamos perder el Castillo de Lamas, un pueblo cerquita de Tarapoto. Aunque es un castillo como casi cualquiera de los que se podría observar en Europa, a nosotros no nos impacto tanto ya que es sólo una réplica que se hizo con fines turísticos y comerciales. Lo que sí nos gustó mucho fue visitar la plaza del pueblo donde los indígenas estaban haciendo algunos bailes típicos.


Castillo de Lamas

Mientras observábamos los bailes de la comunidad Waycu, noté que muchas casas aledañas no tenían ventanas, sólo una puerta
Entonces Jhonatan nos cuenta que la gente cree existe una especie de duende que viene en las noches a robarse a los niños cuando son pequeños. Para que no pueda entrar, la gente no le hace ventanas a sus casas. 



Danzas tradicionales de la comunidad Waycu

Casa sin ventanas en Lamas


De Tarapoto a Tocahe 

Queríamos llegar a Tingo María, Jhonatan nos había dicho que debíamos salir temprano para cubrir esa distancia, que no es tan larga, pero debido a las curvas, a los caminos de tierra y los trabajos en la vía que se están desarrollando la ruta se hace lenta. Susan y yo sabíamos que no madrugaríamos, no íbamos a salir a las 6 am como nuestro amigo nos había recomendado. Nos levantamos a las 8 (haciendo un esfuerzo monumental) con toda la calma del mundo alistamos el equipaje y desayunamos. A las 10.00 u 11.00, quizás más tarde, ya estábamos listos para partir. 

Jhonatan se reía un poco de nosotros por lo malo que somos para madrugar. A nosotros también nos causa risa, pero no nos complica, si no podíamos llegar a Tingo María no había problema, buscaríamos otro pueblo en la selva donde dormir. 

Ruta en construcción por la selva

Debido a que la vía está en construcción, está en muy mal estado, por lo que resultó ser mucho más desafiante de lo esperado, sin embargo los paisajes entre la selva son maravillosos. Los árboles son gigantes, a veces nos rodean por todos lados, y pasamos por algunos riscos donde la maquinaria se ha abierto camino por subidas y bajadas en el monte. A veces vemos planicies muy grandes, donde admiramos las copas de los árboles hasta el horizonte. Eso nos mantenía felices admirando el paisaje selvático, el cual para nosotros no es común y disfrutamos muchísimo. 

Esa ruta comprende ripio suelto, muy suelto, barro, tierra suelta y compacta, piedras, cruce de ríos y mucho tránsito de vehículos pesados, también de autos que creen estar compitiendo en un rally, por lo que hay que tener mucha precaución. 

Todo eso la vuelven muy peligrosa, pero nosotros íbamos tranquilos, “Al Ritmo del Paisaje”, sin apresurarnos ni molestarnos por la imprudencia de los conductores. Hace un rato venían dos amigos en dos motos realizando algunas acciones temerarias, una de ellas terminó chocando por detrás a uno de los autos que frenó de improviso debido a un tramo en muy mal estado que había que pasar a baja velocidad. Al piloto no le pasó nada, pero la moto se rompió entera.  

Estar cruzando esta selva, ver la profundidad de las copas de los arboles hasta el horizonte nos hace imaginar y pensar en los antiguos exploradores, los primeros colonos que venían buscando nuevas oportunidades de trabajo y de vida. Qué riquezas esperaban encontrar, o qué era lo que buscaban realmente, muchas veces arriesgando sus vidas tratando de encontrar nuevos horizontes. Sé lo que buscamos nosotros, esos sueños de niños, de explorar, descubrir, arriesgar, ver más allá, conectarse, saciar la sed de aventura. Ir cada vez mas lejos, donde pocos o nadie ha ido antes. Y en moto, la aventura tiene un sabor muy especial.  

Hoy estamos recorriendo Sudamérica, y no somos los únicos, hemos cruzado muchos viajeros, distintos estilos, buscando distintas cosas, pero con una misma pasión. 


Cerro de Pasco.

Habíamos trazado una ruta y teníamos algunos contactos que nos iban a apoyar en ese trayecto entre Tarapoto y Lima, pero como salimos tarde y dormimos en Tocache, se descompaginó todo lo que habíamos planeado. Aun así, trajo consigo muchos aciertos, como descubrir este pueblo en la sierra peruana, Cerro de Pasco.

Es una vía asfaltada en muy buen estado, comenzamos a subir, a subir y subir abandonando la exuberante vegetación de la selva dejando atrás Tocache  para dar lugar a una vegetación más escasa, típica de la cordillera de los Andes, sumado al frío que comenzamos a sentir, nos avisaba que debíamos estar sobre los 4000 msnm.  

Hermosas rutas en medio de la Cordillera de los Andes

Acordamos alojar en el próximo pueblo que viéramos, pronto llegaría el atardecer y el frío que eso conlleva a esa altura. Veníamos cansados, con hambre y mucho frío, al entrar a Cerro de Pasco paramos en el primer hotel que vimos, casi siempre buscamos hostales pues los hoteles suelen ser más caros, este en particular ya se veía “pituco” solo con mirarlo desde afuera, aun así, preguntamos para tener una referencia de precios. Susan salió con tremenda sonrisa y me dice: ¡35 soles con agua caliente, wifi y estacionamiento!!!!

Luego de acomodarnos salimos a buscar algo para comer dejando las motos estacionadas para evitar el frío, hace tiempo no sentíamos tanto frío. Tomamos un moto-taxi hasta el centro para buscar comida y un café. La ciudad es un poco rara, oscura, sucia y fea, da una sensación de inseguridad, aunque no vimos nada en particular, las alarmas se encendieron. Comimos arroz con pollo asado, un clásico en Perú, y tomamos un brebaje caliente de quinoa con manzana, estaba muy muy rico y nos devolvió la temperatura. Queríamos café pero era lo único caliente que tenían para beber.  

En una de las ciudades más altas del mundo

Al volver al hotel Susan vio un letrero que decía: “Bienvenidos al Ciudad más alta de América”. Buscamos en internet y hay distintos ranking de las ciudades más altas del mundo. En uno de ellos pone a Cerro de Pasco como la segunda más alta del mundo y la primera de América. Pero hay otro ranking en el que muestra otra ciudad más alta que Cerro de Pasco, aquí mismo en Perú, se llama La Rinconada y está cerca de Puno con 5.099 msnm.

De todas formas Cerro de Pasco se ubica a 4.338 msnm y es la ciudad más alta en la que hemos dormido con las motos. Hasta ese momento habíamos estado en varios pasos sobre 4800 msnm, y recientemente estuvimos sobre los 5.000. Nuestras fieles Falcon Rockeras nos han llevado por muchos caminos y lugares sorprendentes, muchos de ellos los hemos descubierto accidentalmente.

¿A dónde nos llevaran nuestras motos, a dónde nos llevaran mañana nuestros sueños? Pronto lo descubriremos.

Mientras escribo estas líneas nos encontramos en Barrerinhas, un bello pueblo en el norte de Brasil, aún estamos muy muy lejos de casa. Les deseamos a todos muy feliz Año Nuevo. Que el 2018 esté cargado de éxitos y aventuras. Descubran, vivan, viajen!!

Son los sinceros deseos de la Expedición en Moto, Susan y Ariel Motografiando América!

Muchas gracias a todos nuestros amigos y colaboradores que de alguna u otra forma han unido a nuestro sueño de recorrer Sudamérica en moto.

Relieve, Honda Colombia,  Honda Brasil, Liqui Moly, Cardo Scala Rider, Mx Metzeler Chile, Honda Adventure, Año 1, Bujías Brisk Chile, Trail on Fire, Loretta Motos Chile, Indo Trail, MotoCenter, ProCircuit, y Moto-K.

Crónica por Ariel Cantillana.