6 jun. 2016

Parque Nacional Torres del Paine


Antes de irnos al Parque recorrimos los alrededores de Puerto Natales. Es un pueblo grande y ha crecido mucho desde la última vez que estuve acá. Se ve como el turismo de aventura ha explotado mucho, hay agencias por todos lados y evidentemente ya se comienza a vivir del turismo. A simple vista, me gusta más este Puerto Natales que el que conocí hace casi 10 años.  
Se ve más limpio y ordenado, aunque es temporada baja y circulan casi puros extranjeros, nos sorprendemos por la cantidad de mochileros que siguen llegando, pese a ser la segunda quincena de abril. 



La famosa mano del artista chileno Mario Irarrázabal, la misma que está en Punta del Este, Uruguay y la Mano del Desierto en Atacama, Chile.

La costanera en Puerto Natales



Infaltable amigo perruno que camina con nosotros

Conocimos personas y personajes dignos para un libro o una película. 
Podríamos comenzar con el raro y espeluznante recepcionista de la hostal, con quien tuvimos una discusión por la "supuesta" confusión que hubo con el estacionamiento de la hostal Mwono, el cual sí se puede usar y él nos había dicho que no.

La dueña real de la hostal se disculpó con nosotros y nos dejó la pieza más barata para "compensar" un poco el mal rato que habíamos pasado. Ella es muy alegre y simpática, estaba muy enojada con el recepcionista por todo lo que había pasado. 

Los mismos carabineros que conocimos, sin menospreciar la labor de los que sí trabajan, parecían sacados de una serie de parodia. El que le tomó la declaración a Susan le insistía en que no la hiciera "total no se va a investigar y no pasa nada con esta denuncia", salvo que nosotros aportáramos datos a la investigación como un sospechoso o algo que pudieran investigar. 
Yo fui a la "escena del crimen" donde me tomaron otra declaración y fotografiaron el lugar de los hechos. No tenían idea de como completar la planilla que tenían en sus manos... 

Fue frustrante, ahora me da risa y entiendo que no todas las instituciones funcionan como deberían funcionar. 

Sabemos que en parte fue nuestra culpa por confiarnos tanto, en las ciudades grandes nunca dejamos solas las motos, no pensamos que en lugar tranquilo como Natales pasaran estas cosas, luego supimos que era más común de lo pensado, incluso han reventado maletas a otros motociclistas para robarles. Así que amigos, no hay que confiarse ni siquiera en los pueblos.

Dando vueltas en Natales conocimos una pareja de Santiago que vienen a trabajar en la temporada estival arrendando equipo. Son montañistas así que nos llevamos re bien y nos hicieron un buen precio para arrendar las cosas que nos habían robado y que necesitábamos para ir al Parque. 

Conocimos también a Andrés, el Rey de la Bici en Puerto Natales, él nos invitó a almorzar a su casa y pasamos un buen rato conversando con él. Tiene un taller de bicicletas y también es motociclista, hace poco organizaron el Primer encuentro de Motociclistas en Natales, con motocos de Chile y Argentina.  

Y en la misma hostal estaba Rodrigo Lara. Susan y yo lo conocimos hace unos años bailando cueca en Santiago y luego fuimos juntos a la Gran Caravana Mototemáticos el 2014, dicha caravana juntó unas 2.000 motos y fuimos a festejar al club de motos más antiguo del mundo que sigue vigente, sí, está en Chile y es el Valparaiso Moto Club, ese año celebraban 100 años de vida. 



Grande Rodrigo!

Ahora lo encontrábamos acá, al final del mundo. Él venía a correr el UltraFiord, una carrera de aventura de largo aliento con participantes de todo el mundo, categorías de 100 kms, 70, 50 y 30 kms recorriendo las bellezas de la patagonia chilena, entre los fiordos. Es una carrera tan extrema que la gente puede morir, y este año lamentablemente eso ocurrió, un mexicano falleció por hipotermia, nuestro amigo Rodrigo sacó el tercer lugar en la de 100 kms, sin dudas un grande, que posiblemente ni siquiera salió en las noticias, como no es fútbol... Grande Rodrigo, We Salute you!!
La carrera iba a ser más larga pero por las duras condiciones climáticas de este año bajaron los kms y muchos corredores criticaron la decisión de la organización, la muerte de una persona les dio la razón, de haber sido más extrema, quizás habrían muerto más.

El día que íbamos a salir al parque amaneció nevando, en la hostal nos volvimos a encontrar con un ciclista mexicano que habíamos saludado ya en el Paso Dorotea, el Cachora venía pedaleando desde Quito, Ecuador y se dirige a Ushuaia. Este sí que es de verdad!!
Ese día ninguno de nosotros salió por la nieve, y mucha gente nos decía que no fuéramos más al sur porque era peligroso, el hielo, la nieve, el frío. Hablamos un rato entre nosotros de eso, incluso barajamos la posibilidad de arrendar un auto e ir juntos hasta Ushuaia. El Cachora tiene familia que lo espera en México, a nosotros nos esperan en Santiago. 

Sin embargo ambos preferíamos ir en dos ruedas, Susan, el Cachora y yo preferíamos intentarlo, cada día un poquito más lejos. Ir a Punta Arenas y volver a evaluar las condiciones, después a Río Grande en Argentina y así... 
Al día siguiente el Cachora armó sus cosas y se aventuró con lluvia hacia Punta Arenas. 

Nosotros cargamos las motos con nuestro poco y nada equipaje más lo que arrendamos y nos fuimos al tan esperado Parque Nacional Torres del Paine. Se podría decir que desde que salimos de Santiago el único objetivo real era venir a las Torres del Paine, ver los Cuernos y el Macizo. Como salimos tarde de Santiago, ya en Villa O'higgins pensábamos que quizás no alcanzaríamos a llegar, ahora estábamos en camino. 

Salimos de Natales hacia el norte, a unos 20 kms se encuentra el Monumento Natural Cueva del Milodon, uno de los imperdibles si estás acá, el viento soplaba con fuerza ese día pero había dejado de llover. Visitamos la gigantesca cueva donde se encontraron los restos de este mamífero y otros herbívoros de grandes dimensiones, los que probablemente se extinguieron en el pleistoceno. Esta cueva tiene una importancia histórica y científica, por eso vienen turistas y científicos para hacer diversas excavaciones y develar el pasado de la región. 


Hacia el Monumento Natural Cueva del Milodón


La Silla del Diablo en la Cueva del Milodón

Es temporada baja por lo que no vimos mucha gente en el lugar. El Guardaparques nos guardó los cascos y chaquetas en su oficina, las motos quedaron cargadas en el estacionamiento esperando que nadie viniera a sacarnos nada. Muchos nos han dicho, "Yo cuando viajo me llevo todo conmigo", se nota que no viajan en moto ni mochileando. No tiene sentido y no se puede descargar toda la moto para hacer un recorrido de 40 minutos o una hora con todo el equipaje. Esa no es la solución, debe haber otra y sé que la encontraremos, por ahora, a seguir tentando la suerte (días después se la vimos a unos canadienses y es lo que ahora haremos).


Pasarelas en el monumento

Socorro!!


Vista interior

El Monumento Natural se compone de tres cuevas, nosotros visitamos sólo una, la más grande y la más emblemática, donde se encuentra la réplica del Milodón. Es una cueva gigantesca, en la entrada de la CONAF hay un pequeño museo con algunas muestras de los restos de animales encontrados como el nombrado Milodón y el felino Dientes de Sable. Los senderos están bien cuidados y hay escalones para simplificar la marcha, también el área está acordonada para que nadie ingrese donde se han hecho las excavaciones ya que aún se pueden encontrar nuevos hallazgos que permitan obtener más información, sin embargo no faltan los "weones" tontos que se meten igual y realizan éstas estupideces!!


Mal!

Luego de visitar la Cueva conversamos un rato con el Guardaparques mientras nos equipábamos y salió el tema de la competencia UltraFiord y del mexicano que había muerto. Él no estaba para nada de acuerdo con este tipo de carreras. 


Panorama positivo hacia el Parque


Panorama no tan positivo hacia el Parque, 10 mintos después, hasta granizos nos recibían

A medida que nos movíamos hacia la entrada del parque el viento comenzó a menguar pero las nubes y el frío nos miraban cada vez desde más cerca. A ratos se despejaba y parecía que finalmente el temporal había pasado, pero no, cuando llegamos a uno de los miradores de los Cuernos del Paine se puso a granizar, en ese momento no le dije nada a Susan pero internamente me cuestionaba la decisión de haber salido de todas formas ese día. Sin embargo, aun sentía que debíamos continuar. 


Comienza a despejar lentamente


Resultó ser una decisión acertada, cuando llegamos al primer camping, el Pehoé, el viento soplaba fuerte pero al poco rato se detuvo y empezó a despejar, fue así que ni siquiera descargamos las motos, las dejamos cargadas en el estacionamiento, una vez más y nos fuimos al lago a mirar los Cuernos. 

Qué belleza, qué imponentes, que magníficos!! A ambos nos gusta más esta formación rocosa que las Torres en sí, y ahora las podemos admirar, contemplar y fotografiar. Incluso los Cuernos del Paine están en el logo de esta segunda etapa del viaje. 





El fuerte viento se comienza a calmar para que podamos disfrutar este mágico momento

Hoy, 19 de abril, se cumplen un poco más de 2 meses desde que salimos de Santiago, muchas sensaciones se cruzan en nuestras mentes y corazones, pero más que nada el sentimiento de haber cumplido nuestro sueño, con todo lo bueno y malo que hemos vivido, pues sin dudas no ha sido fácil llegar hasta acá, más de dos meses y más de 7.000 kms recorridos. 



Lago Pehoé y los imponentes Cuernos del Paine

Caminamos tranquilamente por el hermosísimo Lago Pehoé, qué colores tan alucinantes, nos sentamos a conversar aprovechando que había poco viento y disfrutamos del atardecer hasta que se nubló otra vez y el viento patagón comenzó a susurrar. El contraste de los colores, a veces verde, a veces más encendido debido al cambio de las hojas, junto a la nieve que había caído hace unos días nos mostraba paisajes salvajes y alucinantes.

Nos fuimos a armar la carpa y nos golpearon con el precio del camping acá, $10.000 pesos por persona. Qué robo, qué estafa. Ya habíamos pagado los $5.000 por persona de la entrada al Parque, no es caro en realidad, a los extranjeros les cobran como 3 veces más. Y aunque el camping tienen agua caliente y la carpa puede quedar bajo techo e incluso cuenta con WiFi, $10.000 por persona me parece mucho. 

Ya estábamos ahí y estaba oscureciendo, afortunadamente se despejó aun más y pudimos apreciar innumerables estrellas, al rato llegó otra pareja en una combi, no había nadie más en el camping. Admito que la vista también es maravillosa, abríamos la carpa y ésta era la visión. 


Vista desde la carpa en camping Pehoé

Llovió casi toda la noche, pero al amanecer lentamente la lluvia cesó, nuevamente nos regalaban una estupenda ventana para levantar el campamento, tomar desayuno, equiparnos y salir a conducir nuestras motos, nos equipamos de todas formas con el traje de lluvia, acá en la patagonia puedes tener las cuatro estaciones del año en un día. 

Mientras desayunábamos todo el bosque se despertó y nos fue a saludar, nos daba risa que aparecieran tantas aves a nuestro alrededor incluso un piche nos vino a saludar, el día auguraba algo bueno.


Carancho


Tordos


Piche

Aunque a ratos llovía también despejaba y tuvimos hermosas vistas de los Cuernos, hicimos una corta caminata para ver el Salto Grande en el Pehoé, bordeamos el Lago Nordenskjöld con sus intensos colores y cuando estábamos en la otra entrada del Parque, en la portería de Laguna Amarga, se nos acercó un Guardaparques y nos recomendó no ir a las bases de las Torres ese día ni el próximo porque iba a estar malo el clima, pero sí nos dijo que fuéramos a un lugar menos visitado, la Laguna Azul, Susan la tenía anotada, el hombre nos dijo que desde ahí se puede tener una de las vistas más hermosas de las Torres y el camping allá es gratuito, así que para allá nos fuimos, pues si despeja podremos ver las Torres. 




Salto Grande

Aunque vamos circulando por un camino ancho, sigue siendo de ripio, pero están trabajando, por lo que muy pronto todo esto estará asfaltado. Aun así el paisaje es agreste y salvaje, indómito y hermoso.


Macizo del Paine y Lago Nordenskjöld


Flamencos en Torres del Paine

Cuando íbamos en dirección a la Laguna Azul pasamos por un lugar que no habíamos oído nombrar, el Salto del Paine, así que nos dirigimos allá a ver de qué e trataba. Resulta ser una caída de agua muy grande y hermosa, la forma de las rocas, el color del agua y atrás las Torres del Paine, qué belleza. Nos llamó la atención de que ese lugar no se publicita mucho sin embargo andaban varios extranjeros en un tour. 



Salto del Paine

Luego nos volvimos a encontrar con ellos en la Laguna Azul, pero ellos no se quedaron, iban sólo por el día. Este lugar cuenta con duchas calientes y un quincho grande y cerrado para cocinar, las carpas quedan protegidas del viento y algo de la lluvia dentro del bosque aledaño al quincho. Aunque es un lugar gratuito lo administra un privado, EcoCamp, por lo que se supone que sólo se puede pasar una noche acá, aunque depende de la persona que está ese día, te pueden dejar quedarte un día más si es que no hay mucha demanda de sitios, como es temporada baja, nos permitieron quedarnos más días acá.


Bienvenidos

Nos recibió Amado Álvarez, que buena onda el loco, motociclista, rockero y amante de la vida al aire libre. Cuando estábamos armando la carpa nos fue a buscar para que comiéramos, nos invitó asado y vino tinto. También tomamos mate. Para la noche comimos pizza y más vino tinto, compartimos muchas historias, obvio hablamos de motos, escuchamos buen rock y nos mostró videos del puma que él ha grabado que anda por ahí dando vueltas, tiene uno que nos erizó la piel por lo rápido que se mueve el felino y aparece y desaparece delante de la cámara, como un fantasma. Qué hermoso animal. 


Amado y los motógrafos de la Expedición


Majestuosas Torres del Paine

Nos fuimos a acostar muy tarde esa noche, por lo que al día siguiente no madrugamos, pero sí nos levantamos justo a tiempo para la única ventana de ese día y pudimos apreciar otra de las maravillas de la naturaleza, las Torres del Paine se erguían delante de nosotros, por unos instantes, lo suficiente para dar gracias y saber que la vida es buena. 


Laguna Azul


No teníamos muchas ganas de volver a Puerto Natales, pero corrían los días y corría el arriendo del equipo, y si el clima seguía así de "bueno", cabía una posibilidad de llegar a Ushuaia, actualmente estaba cerrado el Paso Dorotea pero pronto lo abrirían, el camino hacia Río Grande también había estado cerrado por la nieve, pero a estas alturas es muy posible que con precaución ya se pueda pasar, si hay una ventana, la queremos aprovechar, como si fuera la cumbre de una montaña. 

El día que devolvimos el equipo el encargado nos hizo varios descuentos por el uso, así que al final nos cobró mucho menos de lo que pensamos y de lo que debería haber sido, muchas gracias!! Que tremenda ayuda para nosotros. El lugar se llama Glaciares de la Patagonia, está en Angamos 600 en el Pueblo Artesanal. Arriendan equipo y realizan los diferentes tour y full day.


Ruteando en las Torres del Paine


Volvimos a la hostal Mwono por el estacionamiento para las motos, visitamos otros pero los que tenían estacionamiento costaban desde $15.000 hasta $35.000 y más. Acá $9.000 habitación compartida y $20.000 la matrimonial. Nos la dejó a $18.000.


Susan se contactó con un motociclista de Punta Arenas, Ripper, quien nos había puesto en contacto con El Rey de la bici, ahora nos había puesto en contacto con Moto Amigos Punta Arenas y dos personas nos ofrecieron alojamiento allá. Bernardo KLR nos ofreció un espacio en su casa y un amigo de ellos nos ofreció una cabaña a 50 kms saliendo de Punta Arenas, preferimos quedarnos con Bernardo para tener la oportunidad de conocer más gente en Punta Arenas. 

El Cachora nos había estado mostrando imágenes de la ruta, él iba varios días más adelante que nosotros, y aunque hacía frío había podido pasar. Muchas gracias amigo!!

Nos advirtieron mucho del hielo negro en esta zona y de los fuertes vientos, y todos insistían en que no fuéramos más al sur, que nos devolviéramos al norte, ésta primera nevada de la temporada parecía indicar que el invierno ya venía, pero decidimos continuar, ver y evaluar por nosotros mismos. 


Una última vuelta por la costanera antes de partir a Punta Arenas

Así que nos pusimos en contacto con Hugo Ripper quien nos fue a encontrar a la salida de Punta Arenas para llevarnos a la casa de Bernardo. 

Ese día conocimos un poco más del viento patagonico, pero aun no nos acompañaba en su máxima expresión. Tuvimos una lluvia tímida pero hacía frío, usamos guantes de montaña y aun así las manos no pasaban calor, ya estábamos rozando mayo y el frío se sentía. 


En la casa de Bernardo


Bernardo nos recibió con Metallica sonando en la tele y una moto en su living!!

En Punta Arenas teníamos que tomar una decisión, seguir al sur o volver al norte... pues ya saben que fue lo que escogimos... La Expedición en moto continua al sur!!!

Muchas gracias a todos nuestros Auspiciadores, colaboradores y amigos que nos han ayudado y han creído en este sueño y se han hecho parte de nuestro viaje. 

Plaza de Armas de Punta Arenas

Relieve.cl y Jaime Salas, Trail on fire, MotoCenter, Rodrigo Contreras, Pablo Zúñiga e Indotrail, Nómade Austral, Cristián Maragaño y MotoCamp Chile, Nina y Víctor, mi familia en Coyhaique, Ricardo y Cafetería La Nutria, 99% Aventura, Fili y El Mosco, Álvaro, Javier Valenzuela, Amado Álvarez, Andrés el Rey de la Bici, El Cachora, Hugo Ripper, Bernardo KLR y Moto Amigos Punta Arenas.